domingo, 1 de febrero de 2009

La Lluvia hecha pedazos...

La lluvia destrozó mi cuerpo, dejándolo inservible, caía a plomo sobre mi cuerpo entumecido, torturando cada célula que quería seguir con vida, seguir con vida en este mundo, pero ella seguía atacando cada pedazo de energía que emanaba de él, de este cuerpo magullado y encallecido de ostias sin compasión, de ostias que recogían todo el dolor que emanaba mi cuerpo, exhausto ya de palizas, de placeres irreconocibles, de torturas olvidadas, de vientos ya olvidados...la lluvia seguía su reconocimiento a base de frío y agua, dejándome desnudo con sus lenguetazos atrayentes de desgracias...y dolor....siempre el mismo dolor...

No hay comentarios:

Publicar un comentario