viernes, 16 de enero de 2009

TODOS LOS DIAS MUERE LA DULZURA...

Y no por ello el ser que habita entre escombros quiere renunciar a ver algo bello, algo que lo haga enmudecer, pero no por ello deja de temerle a las sombras, esas sombras que habitan en viejas habitaciones, descubriendo que sus miedos casi siempre son ciertos,que casi siempre resultan ser obscenidades que él ha estado pensando que solo existían en pesadillas, pero las pesadillas resultan ser sus más abominables amigos, sus más perversas majestades, algo que él nunca hubiera imaginado, de no ser porque él no puede vivir, él es el centro neurológico de una conciencia superior, que le dicta secretos y mentiras, que le oculta historias felices, sólo para demostrarle que este mundo no es perfecto, que es un mundo desigual, frustrado de sueños y mentiras, que es un mudo encantado...de horrores que sólo hacen temer a la realidad...la triste realidad...

No hay comentarios:

Publicar un comentario